Epididimovasostomía o vasoepididimostomía

doctor cos calvet

¿Qué es la epididimovasostomía o vasoepididimostomía?

 

La Vasoepididimostomía o  epididimovasostomía a menudo se considera una de las operaciones de mayor dificultad técnica en el campo de la urología. Se trata de la conexión de los conductos deferentes amputados tras una vasectomía al epidídimo y es técnicamente más exigente que la vasovasostomía, pero con menos garantía de éxito.

Sería también una solución alternativa a la vasovasostomía si ésta fracasara. Ello debido a que el flujo de espermatozoides se ha bloqueado porque se ha fibrosado el conducto deferente. Por eso, es muy importante acudir a un buen especialista para realizarse una vasectomía ya  que, según cómo se realice, puede perjudicar el éxito de una vasovasostomía y provocar la necesidad de realizar una epididimovasostomía o vasoepididimostomía como último recurso. 

epididimovasostomia

Evidentemente, esta cirugía responde al deseo de querer tener  descendencia.

¿Cuándo se practica? 

Esta cirugía se practica a los pacientes con obstrucción del epidídimo congénita o adquirida, o pacientes que han fracasado en los intentos previos de reconstrucción quirúrgica de los conductos deferentes o vasovasostomía. En raras ocasiones puede ocurrir que cuando vamos a practicar una vasovasostomía, al cortar los muñones que se han generado al realizar una vasectomía (corte del conducto deferente), vemos que no vamos a tener éxito debido a lo que encontramos.  Lo normal es que salga líquido.

¿Qué tipo de líquido?

  •  claro y transparente como agua de roca, 
  •  claro pero opaco, como agua manchada con unas gotas de horchata,
  •  blanco pero con consistencia líquida,
  •  blanco pero con una consistencia cremosa,
  •  blanco pero con una consistencia como si fuera pasta de dientes.

Ante todas estas posibilidades, lo ideal es que sea claro y transparente. Depende de muchos factores el que sea más o menos claro, pero lo que está claro es que cuanto más espeso sea, más indicativo de la existencia de una inflamación y/u obstrucción.

Para hacer un símil que se entienda de forma clara utilizaré el caudal de un río. Puede ocurrir que un río no lleve agua y ello es debido a que los afluentes están obstruidos o se han secado. 

epididimovasostomia o vasoepididimostomia

¿Cómo es el procedimiento de epididimovasostomía o vasoepididimostomía?

En esta cirugía se conecta el conducto deferente (que tiene un diámetro aproximado de 0,3  hasta 0,5 mm)  directamente al epidídimo, el tubo en espiral en la parte posterior de cada testículo donde el esperma madura. 

Se trata de conectar el conducto deferente al epidídimo y siempre por encima del punto de obstrucción.  El procedimiento requiere anastomosis (unión de dos elementos anatómicos) de un solo túbulo del epidídimo (diámetro luminal 0,15 hasta 0,25 mm) para el lumen de los conductos deferentes (diámetro desde 0,3 hasta 0,5 mm).

Por ello, tal y como indicaba al principio, es una cirugía muy exigente que requiere de un alto grado de experiencia en este campo. A pesar de ello, los resultados son pobres ya que puedes realizar el empalme perfecto pero puede no haber suficiente material para que ello funcione.

Hablando en términos menos técnicos y más comprensibles, puedes  realizar una filigrana pero  el porcentaje de éxito es demasiado bajo comparado con la vasovasostomía donde tengo casos de vasovasostomía con embarazo tras una vasectomía realizada hacia 24 años. E  incluso traté un paciente que hacia 27 años que se había realizado  la vasectomía y, aunque no ha embarazado todavía, el seminograma daba positivo. 

 

Elementos que contribuyen al éxito en la reversión de una vasectomía

Siempre indico que las garantías de éxito  de una vasovasostomía dependen en gran parte en cómo se ha realizado la vasectomía. Siguiendo la técnica americana, es conveniente dejar uno de los conductos abiertos, el que está más cercano al testículo.  Como el conducto estará abierto, seguirán saliendo espermatozoides que generarán un granuloma  evitando que haya una obstrucción aguda súbita.

Por otro lado, yo además suelo dejar el otro extremo del conducto deferente fuera de la membrana que lo  recubre en  un ángulo de 90 grados para evitar cualquier posibilidad de reconducción. Con la técnica que utilizo, al cerrar la membrana,  el extremo del conducto que he dejado fuera también queda cerrado. Y todo ello para  conseguir que el conducto deferente, en sus dos extremos, se mantenga en las mejores condiciones posibles para el caso de que el paciente quiera realizar una vasovasostomía o reversión de la vasectomía en un futuro.

Si deseas mas información sobre la vasovasostomía o reversibilidad de la vasectomía la encontrarás en mi página dedicada en exclusiva a esta cirugía. 

Si aún así tienes más dudas ponte en contacto con nosotros y estaremos encantados de comentarte toda la información que necesites

Doctor Josep Mª Cos Calvet.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.