LA VASOVASOSTOMIA : LA TECNICA MICROQUIRURGICA

vasovasostomia en vasovaso

La técnica microquirúrgica en la vasovasostomía

O’Conor en 1948 describió la técnica microquirúrgica pero la medicina ha evolucionado y perfeccionado las técnicas y, a mi entender, la técnica más segura y con mayores garantías de éxito es el uso de microscopio y la experiencia y pericia del profesional.

Estos dos elementos hacen innecesario el uso de otras técnicas como sería el uso de la papaverina o la anastomosis latero-lateral. No debemos olvidar que la vasovasostomía es la intervención urológica de mayor desafío técnico.

Técnica quirúrgica

En la vasovasostomía o reversión de la vasectomía se trata de unir con alta precisión un conducto cuya luz (parte libre del conducto) no suele sobrepasar el medio milímetro de diámetro. Evidentemente, es preciso el uso del microscopio y ello implica que los ojos y las manos no van a trabajar en el mismo espacio o plano. Es decir, cuando se realiza una vasovasostomía, los ojos no están mirando directamente las manos ya que se tiene la vista sobre el microscopio.

La magnificación o uso de gafas de magnificación, es utilizado por profesionales que no saben trabajar con el microscopio. La garantía de una correcta ejecución viene dado por el uso del microscopio en esta intervención.

Por otro lado, la vasovasostomía se  puede trabajar en uno o dos planos. La técnica más eficaz es dar cuatro puntos  intraluminales (el hijo entra en la luz) y  cuatro puntos más que atraviesen la pared sin entrar en la luz. Se trataría de una técnica combinada para evitar que la propia sutura pueda obstruir el conducto.

El dominio y la experiencia en las técnicas microquirúrgicas, la elección de las suturas más finas, la ejecución de la anastomosis con precisión en el acoplamiento de las mucosas y la realización de una sutura lo suficientemente estanca y sin tensión, son las principales e imprescindibles condiciones para conseguir el éxito en esta cirugía.

Experiencia del cirujano.

Como ya he comentado en algún post anterior, la vasovasostomía es una de las intervenciones urológicas con la  curva de aprendizaje  más alta. Por lo tanto, es fundamental  la destreza, habilidad y paciencia, siendo indispensable la periódica ejecución de dicha cirugía. Un urólogo experto en vasovasostomías debe tener una cadencia mínima de dos intervenciones al mes, de lo contrario el porcentaje de buenos resultados es prácticamente imposible.

Si deseas mas información sobre la vasovasostomía o reversibilidad de la vasectomía la encontrarás en mi página dedicada en exclusiva a esta cirugía. 

Si aún así tienes más dudas ponte en contacto con nosotros y estaremos encantados de comentarte toda la información que necesites.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *