DISFUNCION ERECTIL

1.- ¿Que es la disfunción eréctil?

Cuando hablamos de disfunción eréctil nos estamos refiriendo a cualquier trastorno que cambia la calidad de nuestra erección. Al igual que pasa con la fiebre o con la vista o con cualquier otra disfunción, podemos encontrarnos con supuestos solucion disfuncion erectolen los que el paciente viene a la consulta porque nota que están habiendo cambios en la rigidez o en  la duración de la erección u otros pacientes que no tienen erecciones  debido a enfermedades como la diabetes o porque ha sido operado de un cáncer de próstata o colon o por algún tipo de traumatismo.

 

 

2.- ¿Hay solución a la disfunción eréctil?

Hasta los años 60/70 no había ningún tipo de recurso para este problema. Pero en la actualidad, tenemos una batería de soluciones. Desde los recursos farmacéuticos orales (viagra y otros productos derivados de esta primera fórmula) hasta  las protesis para casos en los que no hay ningún tipo de erección.

3.- ¿Hay diferentes grados de disfunción eréctil y diferentes tratamientos para cada uno de estos grados?

Lógicamente, en medicina tenemos que ir de menos a más, es decir, si con un cambio de hábitos, se puede rectificar la disfunción eréctil, empezaremos por aquí. Por ejemplo, que el paciente no coma grasas o sal y si con eso no es suficiente, se le recomendará algún tipo de fármaco; y  se aplicarán tratamientos más agresivos en los casos en los que sea imprescindible. Así, cuando no consigamos con ningún tipo de fármaco resolver esta disfunción, podremos recomendar la prótesis como último recurso terapéutico.

4.- ¿Hay algún síntoma o signo de alerta que nos ayude a reconocer si tenemos o podemos acabar sufriendo problemas de erección?

Bien, para empezar debemos distinguir dos tipos de disfunción eréctil:

  1. El psicógeno
  2. El orgánico

Cuando llega un paciente a la consulta con un problema de disfunción eréctil, lo primero que hay que determinar o analizar es si se trata de una disfunción eréctil psicógena u orgánica.

En el primer caso, no va a necesitar ni fármacos ni prótesis. Lo que necesita es un sexólogo que le ayude a superar aquello que le provoca la disfunción eréctil.

En el segundo caso, tendremos que analizar la causa que le provoca la disfunción. Analizar si la causa es vascular, hormonal o neurológica y buscar una solución en función de la causa que lo genera.

5. ¿Qué podemos hacer para prevenir o retrasar la disfunción eréctil? ¿La alimentación es un factor determinante?

Yo parto de la base, que el órgano sexual más importante es el cerebro.  El sexo es fantasía, imaginación, y por ello afirmo que el órgano sexual  está en la mente y el pene es el vehículo.  Partiendo de esta premisa, si nos referimos a factores orgánicos, evidentemente la alimentación es un factor a tener en cuenta.

Los urólogos trabajamos con las disfunciones eréctiles provocadas por causas orgánicas. Sabemos que la causa más frecuente de disfunción eréctil orgánica es la provocada por problemas vasculares. Ello es habitual ya que la erección no es más que un flujo de sangre y si la arteria que lleva la sangre al pene reduce su calibre, tendremos menos rigidez. 

La cuestión entonces pasa por determinar que circunstancias o hábitos pueden provocar que las arterias reduzcan su calibre y que sus paredes, que son elásticas, se vuelvan rígidas:

tabaquismo | disfuncion erectil

  • El colesterol, que provoca placas y reduce la luz de la arteria.
  • El alcohol
  • El tabaco que disminuye el calibre de todas las arterias de nuestro cuerpo y además convierten sus paredes elásticas en rígidas.

A mi entender, el tabaco es el gran enemigo de la erección.

6 ¿Son todas las prótesis iguales?

La cirugía profética para tratar la disfunción eréctil ha experimentado grandes avances en los últimos años.

Cabe distinguir fundamentalmente dos tipos de prótesis:

A) Prótesis semirigida. Es una prótesis que cuando se coloca tiene la posibilidad de movilizarla para orinar o para tener relaciones. Si bien es más económica también es cierto que un poco incomoda.

B) Prótesis hinchable. El 95% de las prótesis que se colocan son de esta modalidad que tiene la ventaja de que con un dispositivo que se coloca en la bolsa escrotal se manipula, a través de la piel , para que traslade suero de un reservorio (depósito) a los dos cilindros que provocaran la erección. Una vez finalizada la relación sexual mediante una válvula el suero vuelve al reservorio y la erección desaparece. Estas prótesis  tienen un precio más elevado que las semirigidas; su precio ( prótesis de tres cuerpos ) oscila entre los 7.000 a 9.000. Teniendo en cuenta el resto de gastos (médico, quirúrgico y hospitalario) esta intervención puede ascender a un total de entre los  12.000 a 15.000 Euros.

Este tipo de prótesis es altamente recomendable porque es la más fisiológica, porque no se nota y porque puedes activarla o desactivarla cuando te apetezca. Asimismo, con los modelos actuales, la erección y la detumescencia (retorno al estado de flacidez) son prácticamente idénticos a los fisiológicos.

7.- Tanto en el engrosamiento como en las prótesis, ¿Hay algún tipo de mantenimiento?

No, no hay ningún tipo de mantenimiento. En el caso de engrosamiento el material se integra en el organismo y es para siempre, al igual que ocurre cuando se hacen injertos de piel. Ahora bien, en el caso de la prótesis, como es un artilugio mecánico, podría darse el caso que tenga algún fallo por alguna rotura o que se produzca alguna fuga del suero que hay en el reservorio o depósito que provoca la erección.

De todas formas, las casas que comercializan estas prótesis, que son básicamente dos empresas americanas, están tan seguras de la infalibilidad y perfección de sus prótesis, que dan una garantía de por vida, es decir, que en caso que hubiera algún problema en la prótesis, la empresa suministra una nueva prótesis a coste cero.

8.- ¿De qué depende la variación de precio?

En cuanto a las prótesis las variaciones pueden depender a que algunas prótesis llevan incorporado alguna substancia con efecto antibiótico, pero las diferencias no son muy significativas. No obstante, la variación más significativa la encontramos en el coste derivado del centro hospitalario escogido y los honorarios del cirujano.

9.- ¿Con la colocación de la prótesis podemos tener relaciones de forma normal? ¿Alguna limitación?

Las prótesis han sido uno de los inventos más fantásticos para solucionar los problemas de disfunción eréctil en los casos de ausencia total de erección.

Los pacientes suelen hacer preguntas sobre el resultado final, la sensibilidad que alcanzarán, etc, y yo siempre les doy el siguiente ejemplo: “ Una persona que no tiene dientes, ¿tiene hambre? Si le damos azúcar o vinagre, ¿nota la diferencia? ¿Puede tragar?… Lo único que no puede hacer es triturar”

Con la disfunción eréctil ocurre lo mismo. Un paciente con disfunción eréctil, ¿tiene sensibilidad?, SI; ¿Tiene orgasmo? Si, porque eyacula; ¿tiene deseo? Si, porque además el deseo depende básicamente de la hormona masculina, de la testosterona. Lo que no tiene es la rigidez para conseguir una penetración y eso es lo que le da la prótesis.

En estudios que se han hecho en Estados Unidos relativos al grado de satisfacción una vez colocada la prótesis, se hace la encuesta tanto al paciente como a su pareja y, curiosamente, el grado de satisfacción es superior en la pareja que en el propio paciente. En el caso de los hombres el grado de satisfacción asciende a prácticamente el 90% pero en las parejas asciende casa al 100 % que el grado de satisfacción. Ello tiene una clara explicación, en los casos de las prótesis, con independencia de si el hombre eyacula, la erección se mantiene ya que dependen de éste el desactivarla o no. Por lo tanto, el hombre puede mantenerse erecto hasta que la pareja llegue al orgasmo.

Leave your thought