Fimosis | tipos de fimosis

la fimosis no es una enfermedadLa fimosis no es una enfermedad. Es un problema de la piel que recubre el glande, como veremos más adelante. La circuncisión, que es la cirugía que soluciona la fimosis, es una de las intervenciones más antiguas que existen. Se han encontrado papiros egipcios con imágenes de esta cirugía. Existen 2 tipos de fimosis, la congénita y la adquirida; la más frecuente es la congénita.

Fimosis congénita

La fimosis congénita consiste en un recubrimiento muy cerrado  del glande o prepucio por la piel. Esto dificulta que el glande salga afuera. Entre otras cosas esto dificulta tener unas relaciones sexuales satisfactorias. Cuando esta fimosis es muy cerrada dificulta también la higiene; esto ya sería más grave porque cualquier micro organismo , hongo, virus o bacteria necesita 3 condicionantes para prosperar cómodamente: una ubicación húmeda, caliente y cerrada.

Cuando un niño tiene un pene fimótico tiene muchas más posibilidades de sufrir infecciones al crecer e incluso enfermedades de transmisión sexual.

Fimosis adquirida

La fimosis adquirida se da cuando la gente, no teniendo de nacimiento este problema en la piel que recubre el glande, y sufriendo por ejemplo una diabetes o una infección queda afectada su piel, a nivel de irse cerrando. Resulta una consecuencia habitual cuando se sufre una balano postitis o infección de la piel del prepucio. Esta afección acaba cerrando la piel llegando hasta una fimosis adquirida, que también debe ser operada.

Ventajas de haber sido operado de fimosis

La estadística nos dice que las personas operadas de fimosis (circuncidadas) tienen un 40% menos de riesgo de sufrir el VIH.

Otra ventaja importante a recordar es que las personas operadas de fimosis no padecen cáncer de pene. Y se trata de un cáncer del cual no existe todavía tratamiento, siendo la amputación del órgano la opción más habitual.

Leave your thought