¿Qué es la vasectomía?

La vasectomía es un método quirúrgico de esterilización masculina. En la actualidad, se ha convertido en uno de los sistemas de planificación familiar más solicitados por su sencillez, seguridad y ausencia de efectos secundarios. Consiste en la sección y ligadura de los conductos, llamados deferentes, encargados de servir de canal transportador para que los espermatozoides lleguen a mezclarse con el semen.

Aparato urogenital masculino. Zona de vasectomíaAparato urogenital masculino

Seguridad de la vasectomía como anticonceptivo

La vasectomía es el método anticonceptivo con mayor porcentaje de seguridad debido a la posibilidad que representa el poder realizar una prueba, el análisis de semen, que nos dará la información exacta de si podemos ya prescindir del método anticonceptivo que estemos usando.

Hasta que éste análisis no dé como resultado la ausencia total de espermatozoides en el semen, debemos seguir utilizando otros métodos ya que la vasectomía todavía no es segura. El deferente tiene aproximadamente 50 centímetros de longitud, y los espermatozoides se mueven con lentitud; debemos darles el tiempo (de 2 a 3 meses) y la oportunidad de ser expulsados (de 20 a 25 eyaculaciones) antes de realizar el primer análisis.

En resumen, debemos realizar el primer análisis de semen entre el 2º y 3er mes después de la vasectomía. Si aún existe presencia de espermatozoides en el mismo, debe seguirse con el método habitual y repetir un seminograma cada mes, hasta que obtengamos el resultado deseado, es decir, la ausencia total de e espermatozoides.

Pueden aparecer espermatozoides en los análisis incluso hasta los 8 meses. Si transcurrido éste periodo de tiempo no se ha normalizado, debemos solicitar una revisión por el urólogo que ha realizado la intervención.

Requisitos aconsejables a un candidato a vasectomía

No hay una normativa que exija unas condiciones, excepto ser mayor de edad, pero sí recomendamos que se hagan unas reflexiones previas a la solicitud de una vasectomía.

Por ejemplo en lo que respecta a la edad, sugerimos que no sea practicada la vasectomía a varones menores de 30 años, ya que tienen mayor posibilidad de cambios en su vida personal, tanto afectiva como económica.

Respecto al número de hijos, si bien éste punto es muy relativo, se aconseja haber tenido 2 hijos antes de tomar una decisión.

También se indica que se tengan en cuenta los años de matrimonio. Al respecto se ha valorado que, ya que estadísticamente el mayor porcentaje de separaciones se produce dentro de los primeros 7 años de convivencia, se espere a rebasar esta cifra para optar a una vasectomía.

Consejos pre y post-quirúrgicos

Previamente a la intervención recomendamos no tomar Aspirina (ácido acetilsalicílico) dada su acción anticoagulante o cualquier otro fármaco que altere los mecanismos de coagulación sanguínea. Si precisa de algún analgésico, aconsejamos el uso de Gelocatil (paracetamol).

También se recomienda el afeitado de la bolsa escrotal con el fin de facilitar la cirugía y garantizar la higiene durante y después de la misma.

Posquirúrgicamente recomendamos la cura diaria de la herida durante unos días y la toma de un tratamiento con fines profilácticos.

Se pueden realizar la mayoría de actividades sociales de forma habitual. Únicamente consideramos el ejercicio físico violento o deportes con riesgo no controlado las actividades que deben ser suspendidas durante una semana.

Conducir o desarrollar un trabajo que no implique riesgo puede seguir haciéndose sin ningún tipo de problema.

¿Cuándo y cómo reiniciar las relaciones sexuales?

Recomendamos esperar 72 horas para volver a tener relaciones sexuales sin olvidar que la vasectomía no es operativa como método anticonceptivo hasta que hayamos comprobado mediante análisis de semen que ha desaparecido por completo la presencia de espermatozoides en el mismo. Consecuentemente, se deben mantener las relaciones sexuales utilizando el método anticonceptivo que la pareja haya escogido.

Preguntas más frecuentes

Dolor y anestesia

No suele ni tiene porqué doler. Hoy en día los medios y métodos anestésicos nos permiten eliminar el dolor en cualquier tipo de operación.

La anestesia que escogemos para llevar a cabo una vasectomía es la anestesia local. La aplicación de 2 cc de anestésico es suficiente para conseguir la eliminación total del dolor, persistiendo únicamente la sensación de tacto.

Aplicación de anestesia en vasectomíaAplicación de anestesia en una vasectomía

Relación con la sexualidad

La vasectomía no afecta la calidad de la erección ni de la eyaculación ni del orgasmo. El que un hombre sea fértil o estéril (ya sea por una patología o tras una vasectomía) no guarda relación alguna con los mecanismos que actúan sobre el deseo, la erección y el orgasmo. La vasectomía tiene como objetivo mejorar la calidad de la vida sexual de la pareja. Si no fuera así, no tendría ningún sentido su práctica.

Efectos secundarios

No suelen haber efectos secundario ni a corto ni a largo plazo, si bien en algunas técnicas se producen reacciones fibróticas que podrían llegar a provocar alguna pequeña molestia.

Tampoco se ha demostrado en todos los años que se lleva practicando, ninguna relación con el cáncer de próstata.

Las complicaciones posquirúrgicas que suelen presentarse tras una intervención de vasectomía se deben, en su mayoría, a problemas derivados de la propia cirugía, ya sea por falta de experiencia o por desconocimiento de la técnica.

¿Cómo sigue la función testicular?

El testículo sigue realizando su trabajo de forma habitual. Es por esta razón que la cirugía de la recanalización de la vasectomía tiene sentido, pues si el testículo no siguiera “fabricando” espermatozoides, la repermeabilización del deferente no serviría de nada.

¿Dónde van los espermatozoides?

Los espermatozoides que sigue generando el testículo son destruidos (fagocitados) en la porción del conducto espermático previa a la zona donde se ha realizado la vasectomía.

Posibilidades de revertir la vasectomía

Es posible mediante la vasovasostomía, pero no siempre. El porcentaje de éxitos esta entre el 90 y el 95% en las mejores manos, y para poder afirmar que una cirugía es reversible, tendría que serlo en el 100% de los casos, y en la mayoría de cirujanos.

En consecuencia, no se debe solicitar una vasectomía si se tiene la certeza de que se querrá otro hijo.

¿Dónde y quién puede realizar una vasectomía?

Dado que el lugar anatómico sobre el que hay que realizar la intervención es una parte del órgano genito-urinario, es el urólogo el especialista autorizado y formado quirúrgicamente para llevarla a cabo.

Sobre donde se puede realizar, diremos que dada la simplicidad de la misma y la superficialidad de la estructura anatómica a tratar, en la actualidad su práctica se realiza en la sala de curas, o en el prequirófano (sala previa al quirófano utilizada para pequeñas cirugías).

 

Técnicas quirúrgicas

Existen diferentes “maneras” de realizar una vasectomía. Aunque de hecho la finalidad y el objetivo es el mismo, los pasos se realizan de forma diferente.

De todas las maneras existentes de realizar una vasectomía, nos limitaremos a describir las tres técnicas más utilizadas, por eficacia y sencillez.

Técnica Quirúrgica Habitual (TQH)

Consiste en realizar dos cortes laterales en la piel del escroto o bolsa testicular, para, a través de los mismos, acceder a los conductos deferentes (existe uno para cada testículo) y realizar la vasectomía propiamente dicha, que no es más que la sección de dichos conductos y el sellado de los mismos.

En la TQH las heridas de la piel suelen tener entre 6 y 10 mm, a las que se les aplican 2 puntos de sutura reabsorbible en cada una.

Es la técnica más antigua y la más fácil de realizar para el cirujano, sin embargo al tener que practicar dos cortes y de 2 a 4 puntos, se aumentan las posibilidades de molestias, sangrado o infección.

Su seguridad es la misma que las demás técnicas.

Esquema de vasectomía con Técnica Quirúrgica Habitual Vasectomía con Técnica Quirúrgica Habitual

Vasectomía Sin Bisturí (VSB)

Desarrollada en China por el Dr S. Lii en 1974, fue introducida en Estados Unidos por el Dr Marc Goldstein de Nueva York, el cual ha tratado de divulgarla a otros países.

La VSB surge con la idea de realizar la intervención con el mínimo traumatismo, las mínimas complicaciones y la máxima rapidez.

La particularidad de la VSB reside básicamente en la manera de realizar la incisión de la piel. En la TQH es el bisturí convencional el instrumento que se utiliza, en cambio en la VSB se usa una pinza de mosquito con las puntas afiladas (diseñada para ésta maniobra).

Pinza de mosquito para vasectomíaPinza de mosquito para vasectomía

Mediante esta pinza, provocamos una apertura en la piel separando sus fibras en lugar de cortarlas. El resultado es una herida única de no más de 6 mm que no precisa la aplicación de puntos de sutura y que supuestamente sangra menos y genera menos molestias.

Incisión para vasectomíaIncisión para vasectomía

La rapidez es otra de las virtudes que ofrece ésta técnica puesto que estamos hablando de 8 a 12 minutos en la ejecución de la misma.

Otra de las ventajas que propugnan sus autores, es el mínimo porcentaje de complicaciones y/o molestias posquirúrgicas, dado que su práctica implica un grado menor de traumatismo quirúrgico.

Su ejecución se complementa con un segundo instrumento diseñado igualmente para ésta técnica. Se trata unas pinzas en anillo cuyo fin es, una vez identificado con los dedos el deferente, fijarlo con la pinza a través de la piel, con lo que el conducto queda sujeto y aislado del resto de estructuras anatómicas intra-escrotales.

Pinzas en anillo para vasectomíaPinzas en anillo para vasectomía

Una vez llegados a éste punto, no nos queda mas que acabar de aislar el deferente, para lo cual hacemos uso de la pinza afilada de mosquito. Continuamos con la sección del mismo o vasectomía propiamente dicha, cauterizamos unos milímetros de mucosa en cada una de las bocas seccionadas y ligamos la más alejada del testículo con el fin de garantizar al máximo el éxito de la cirugía.

Deferente aislado en vasectomíaDeferente aislado

Finalizado lo dicho, se comprueba que no haya ningún punto que sangre, por pequeño que sea y se coloca un pequeño esparadrapo, de los utilizados en cirugía plástica, encima de la herida a la cual protegemos con una gasa, dándose por terminada la intervención.

Sus únicos inconvenientes son un aprendizaje más difícil y la necesidad de adquirir el material quirúrgico en Estados Unidos.

También queremos añadir que bajo nuestro punto de vista no existe una diferencia significativa entre la VSB y la Técnica Mínimamente Invasiva que describimos a continuación.

Técnica Mínimamente Invasiva (TMI)

Las peculiaridades que caracterizan la TMI son:

  • La ejecución de la vasectomía mediante una sola incisión en mitad del escroto en lugar de las 2 de la TQH.
  • El tamaño de la herida no suele exceder los 6 mm, con lo que no precisa puntos de sutura; al igual que en la VSB colocamos un pequeño esparadrapo y una gasa de protección.
  • El corto tiempo de ejecución puesto que su realización no debe exceder los 10 minutos.

De todo ello, surgen una serie de ventajas sobre la TQH u otras técnicas de entre las que debemos destacar:

  • Una inmediata recuperación, no precisando de bajas laborales ni de cambios en los hábitos sociales.
  • Un porcentaje de complicaciones prácticamente inexistente.
  • Disminución al mínimo las molestias.
  • Máximo grado de eficacia.

Incisión vasectomía mínimimamente invasivaIncisión vasectomía mínimimamente invasiva

Breve historia de la vasectomía

La primera vasectomía la realizó sir Astley Cooper en 1823 a un perro. Desde entonces, la vasectomía se ha practicado por múltiples razones. Algunas resultan tan pintorescas como las propugnadas por Steinech en 1921 como método de rejuvenecimiento; otras son menos románticas, como las de Ochsner (1899) de tipo eugenésico: en EEUU había 23 estados que autorizaban la vasectomía como sistema de esterilización en criminales, violadores, drogadictos y ladrones comunes, entre otros.

En Europa se practicó de forma masiva durante la 2ª Guerra Mundial. De manera especial la utilizaron los alemanes con la intención de conseguir el exterminio de judíos y gitanos.

En los años 60, la vasectomía se propagó por todo el mundo como un método de planificación familiar seguro y sencillo. Cada año, se calcula que se practican entre 70.000 y 90.000 vasectomías en España y más de medio millón en Estados Unidos.

Experiencia personal

Realicé mi primera vasectomía el año 1979 y desde entonces hemos practicado alrededor de 6.500 intervenciones, utilizando las diferentes técnicas a medida que éstas iban apareciendo.

Desde la primera realizada con 2 incisiones de más de 1 cm cada una y un tiempo quirúrgico que en más de una ocasión superó los 30 minutos, hasta la actualidad, en que únicamente utilizamos la Vasectomía Sin Bisturí o la Técnica Mínimamente Invasiva, en las cuales la herida es única y no supera los 6 mm con un tiempo de ejecución medio de 10 minutos, hemos recorrido un camino lleno de diferentes maneras y formas, buscando en cada una de ellas la que consiguiera el objetivo deseado: inflingir el mínimo dolor y molestias durante la intervención, el menor porcentaje de complicaciones y la máxima eficacia.

Es éste grado de depuración quirúrgica y la experiencia lo que actualmente nos permite escoger la técnica más adecuada para cada persona, ya que ninguna de ellas es la ideal para todos los casos.

Debemos considerar una serie de variantes que se nos pueden presentar, de entre las que destacamos las más importantes y frecuentes:

  • Varones con obesidad mórbida
  • Presencia de un escroto retraído
  • Antecedentes de traumatismos escrotales
  • Deferente ilocalizable por agenesia u obesidad
  • Existencia de un varicocele (presencia de varices intra-escrotales)
  • La existencia de un hidrocele uni o bilateral (contenido liquido intra-escrotal)
  • Presencia de uno o varios quistes de epidídimo
  • Casos con testículos retráctiles o también llamados “en ascensor”
  • La existencia de hernias inguino-escrotales
  • Cirugías previas por testículos no descendidos
  • Cirugías previas por hernias inguino-crurales

Todas estas posibilidades hacen que no podamos aconsejar ni decidirnos por una técnica sin antes haber explorado e interrogado al varón. En consecuencia, estamos obligados a conocer y dominar las distintas maneras de solucionar un mismo problema quirúrgico, para así disponer de todos los recursos y hacer uso de ellos si las circunstancias lo indican.

Un ejemplo claro lo tenemos en un varón con obesidad mórbida, Probablemente tendremos que recurrir a la técnica habitual con dos incisiones, sin descartar la posibilidad de alguna dificultad añadida.

Sólo siguiendo ésta línea de conducta podremos prever situaciones conflictivas, y tomar las decisiones correctas con antelación. De ésta forma nos evitaremos sorpresas e inconvenientes, que en cirugía se traduce en problemas y complicaciones.

Bibliografía

Publicaciones y conferencias realizadas por el Dr. José Mª Cos Calvet en cursos y congresos

Manresa Conferencia al personal médico y sanitario del Servicio Municipal de Planificación Familiar de Manresa. “Actualización de la Vasectomia y recanalización de los conductos deferentes (Vasovasostomía). 19 Marzo 1991

Conferencia en el VII Simposio de la Sociedad Catalana de Contracepción 25–26 Febrero 1994

Tarragona X Curso básico de Andrología. Vídeo – Cirugía sobre Vasectomia Sin Bisturí y Vasovasostomía.16–17 Mayo 2002

Presentación en formato vídeo de las cirugías andrológicas: Vasectomía, Vasovasostomía, Varicocelectomía con anestesia local, Biopsia testicular, Cirugía peneana (enfermedad de la Peyronie) y Colocación quirúrgica de prótesis de pene. Curso Básico de Andrología, Tarragona, 16-17 de Mayo de 2002

Tila K GH. Vasectomy by single midline escrotal incision J Ind Med Assoc. 1963; 41: 548-550.

Bennet AH. Vasectomy without complication. Urology 1976; 7: 184.

Li S, Goldstein M, Zhu J, Huber D. The no-scalpel vasectomy. J. Urol 1991; 145: 341-344.

Kendrick J, et al. Complications of vasectomies in the United States. J. Fam. Prac. 1987; 25: 245-248.